miércoles, noviembre 03, 2010

AVANZAR

AVANZAR

Avanzar en el camino de la vida no es fácil, muchas veces solemos confundir e introvertir nuestras lecciones y quedamos ciegos ante las lecciones que debemos de aprender, por ceguera, necedad, por ignorar nuestras más profundas verdades sucumbimos ante el ruido de la vida; a lo largo de 8 o 9 décadas el humano tiene el reto de aprender, de progresar, de evolucionar y finalmente avanzar en el camino espiritual, personas que se enfrentan a la muerte dejan muchas veces caminos inconclusos, relaciones pendientes, y heridas sin sanar que inexorablemente regresarán cuando deban de enfrentarse en una futura encarnación física, aunque muchas personas nieguen esa posibilidad la verdad es que solemos enfrentar relaciones que nos son difíciles, que nos hacen cosas que nos hacen meditar el porqué de sus motivaciones, y valoramos la posibilidad que esas acciones tengan un inicio más allá de esta vida, todos vivimos deudas kármikas aunque no creamos en el karma mismo, el que lo creamos o no es simplemente irrelevante sencillamente lo vivimos, ¿porqué tal persona me hizo tal cosa, porqué aquella pareja me trató tan duro sin merecerlo, porqué tal jefe(a) me hizo la vida tan complicada, porqué encontré a esta persona con estas características?, como una amiga me dijo “nada humano te es ajeno”.

La vida es un camino con ciertas lecciones por aprender, con ciertas cargas por discernir o esclarecer, en mi caso tuve que pasar por ciertas etapas en las cuales cualquiera se preguntaría el porqué  de tal dureza pero sin embargo supe avanzar, talvez no hubiese sido posible sin esas coyunturas, y hasta aquello que me hirió profundamente fue quizás el aliciente que provocó lo mejor que finalmente pude encontrar en el camino de mi vida, nada es por azar, todo en esta existencia tiene un objetivo y conocerlas es el menester más grande de cualquier alma, si el dolor es el combustible de los momentos mas fuertes que experimentamos, el amor y el perdón suelen ser el bálsamo que nos da el rumbo certero, siempre he creído en que no hay nada que pueda destruir mi paz interior, y estos momentos duros no lo van a hacer, ya he pasado por la puerta dura de un divorcio, por la pena de la muerte de mi madre, por la incertidumbre de un revés laboral, en fin muchas situaciones que pudiesen debilitar el espíritu de cualquiera, pero sigo aquí mas fuerte que nunca, con la frente en alto, con el ánimo intacto, porque he entendido que el karma sólo se enfrenta con humildad de aceptar tus propias debilidades, y con la fortaleza de entender tus virtudes para que éstas te ayuden a superarte como persona, como alma y como ser humano. 

A Rosanna

Ezequiel Méndez
salvador@ezequielmendez.info
htttp://ezequielmendez.info
Publicar un comentario