viernes, mayo 06, 2005

Una razón para creer

UNA RAZON PARA CREER

Las personas evolucionamos constantemente de conciencia espiritual, y de acuerdo como esa conciencia se vaya manifestando, así la vida también va expresando las lecciones necesarias para esa maduración, yo recuerdo que hace mas de un año, estaba lleno de dolor, de angustia de estar pasando por situaciones personales y familiares sumamente difíciles, estaba como decimos en mi país en el “cuello de una botella” o sea que estaba atrapado entre mi pragmatismo puro carente de todo conocimiento metafísico, continuamente reclamándole al destino la crueldad que yo encontraba de una forma tan confrontativa, me quejaba del dolor que sentía, me decía a mi mismo no sentirme merecedor de tanta desgracia, lo que no veía era que todo era necesario para tomar el siguiente escalón en la evolución personal, la cual muchas veces a base de caídas, de golpes, de tragedias se van encontrando y éstas son los pasos necesarios para el crecimiento, luego de un tiempo puedes incluso quedarte agnóstico por tanto sufrimiento, es como no querer encontrarle el significado a todo ello, a diferencia de un pensamiento muy extendido no creo que la vida se base sólo a leyes materiales, de acción y reacción, de hecho las emociones están circunscritas a otra realidad, no puedes “acelerar o desacelerar” una emoción, la vida espiritual de cada persona ni siquiera puede representarse en el “mundo objetivo”, de hecho cuando soñamos nos vemos inmerso en el mundo de nuestras propias “ideas” ahí la mecánica es diferente no corresponde a un mundo regido basado en leyes y reglas, soñamos lo que se nos antoja, así una idea podemos pensar lo que se nos de la gana, y no es el “reflejo de la realidad objetiva” te podría decir que pienso en un antílope color rosa y así lo que se me antoje pensar, de hecho cualquier creatividad humana puede no ser reflejo de nuestra realidad objetiva, con ello lo único que quiero puntualizar es que nuestras emociones no están circunscritas a nuestra limitante realidad material, así cuando estamos en un estadio específico de nuestra maduración personal, los eventos se van suscitando de acuerdo a nuestra necesidad espiritual, así como dije anteriormente la falta de creencia en una lección en todo aquello que me estaba desgarrando en mi interior, hizo que todo fuera tan desgastante, hizo que dudara en la necesidad de mi alma en aprender, de madurar, de evolucionar en el plano personal, cuando empecé a creer que era importante tratar de dilucidar el mensaje que estaba tan escondido en aquellos eventos de mi vida, mi vida empezó a fluir de una forma diferente, fui conociendo a las personas correctas, mi camino empezó a seguir el patrón que debía seguir, fui tomando decisiones vitales las cuales no fueron populares para muchas personas, y aunque muchas de ellas protestaron simplemente hice uso de mi preciada libertad personal, y fui tomando las decisiones necesarias, ahora que ha pasado tanto tiempo y que mi vida ha cambiado radicalmente, veo que como toda persona es necesario tener una razón para creer, para saber que estamos por un objetivo bien definido, que todos tenemos lecciones que aprender, que estamos para servir, para dar y expandir esa emoción que nos da la razón de ser a todas las almas, como es el amor, así que hagamos que la compasión y la tolerancia ante nosotros mismos nos permita crecer y ser mejores personas en un mundo materialista e insensible.

Para mi hijo Ezequiel, Todo Saldrá bien
Con amor

Publicar un comentario