jueves, enero 02, 2014

EL DUELO



¡La vida da sorpresas… sorpresas da la vida! Parece una frase sin sentido, parece ser una frase de una canción, pero en el fondo es una gran verdad, parece que el duelo llegó en este 2013 muy fuerte no sólo a mí sino a mis hijos e hijas, el proceso del duelo es muy complicado, de hecho la gran psicóloga Suiza Elizabeth Kübler-Ross las describe de la siguiente manera:

Primera etapa NEGACIÓN: Es la etapa inicial de un proceso de duelo en el que la persona se niega a asumir su situación, la persona lucha internamente, y es un proceso de autodefensa normal, frases como: ¿No, esto no puede estar pasándome? ¿No es real todo esto? ¡Esto que me pasa es una pesadilla! Y otras más que hagan referencia a una etapa primaria del duelo sobre todo con el contenido de negación, puede durar un tiempo salir de la misma dependiendo de la fortaleza interna de quien la vive y de qué tanto la persona esté dispuesta a enfrentarse con la situación. Pero es una etapa primaria de cualquier duelo ya sea por la pérdida de una relación sentimental o la muerte de un ser querido.

Segunda etapa IRA: En ésta etapa toda la rabia empieza a salir de forma frontal, la persona tiende a sentirse traicionada por el destino, por la situación, o la persona que representa el duelo (Si es emocional), el que siente el dolor empieza a cuestionarse preguntas tales como: ¿Por qué a mí? ¡No es justo! ¿Cómo me puede estar pasando esto si no lo merezco?, las personas que viven el duelo empiezan a sentirse literalmente abandonadas, y llenarse de ira hace que la emoción salga y se materializa de esa forma y fluye dando mucho dolor, el resentimiento aparece y la envidia hacia aquellos que son los íconos de su dolor, si es un accidente el deseo de venganza aparece, si es emocional también, dependiendo del tipo de situación es un momento muy difícil de enfrentar de cara a que es el momento más álgido, mas fuerte, más cargado de emociones encontradas en la persona que lo siente. A medida ésta etapa encuentra una catarsis (se libera en alguna expresión) empieza a evolucionar en la que será la tercera etapa.

Tercera etapa NEGOCIACION: Aquí las personas se vuelven más meditativas, empiezan a usar más el raciocinio, empiezan a buscar “razones” para continuar, para seguir adelante, “negocian” su destino a largo plazo, si es una muerte de un ser querido empiezan a ofrecer nuevos derroteros con ese ser superior en el que crean, sino creen en algo superior entonces empiezan a ofrecer nuevos derroteros con su vida, en esta etapa por lo general ya han pasado meses del suceso, y empiezan a aparecer síntomas de sanación interior, negocian su propio destino ceden, y ofrecen algo a  cambio, las personas prometen no cometer los mismos errores (si es emocional) y si es una muerte física empiezan a entender que la persona que se ha ido está descansando y asumen que es lo mejor aunque las circunstancias sean penosas. Se negocia con aquello que se considera “superior” o con la situación y se asume una actitud de seguir adelante.

Cuarta etapa DEPRESION (O DE DOLOR EMOCIONAL): Luego de la etapa de negociación sobreviene la etapa de la realidad, en la que la persona se enfrenta crudamente con lo que ha pasado, ya aquí las personas de verdad se entristecen, asumen sus realidades y siente el verdadero dolor en toda su dimensión, lloran, se manifiestan con tristeza en el diario vivir, buscan todo aquello que los conecta con su tristeza, viven de forma real su dolor, pero tiene algo positivo todo esto está saliendo, está sanando cuando se manifiesta porque no se estaciona, ni se queda perennemente, al vaciar todo el cúmulo de dolor entonces empiezan a sanarse la persona a través del mismo duelo, a medida se va manifestando y saliendo el dolor empieza a dar cabida al siguiente paso, al irse disminuyendo…llega finalmente.

Quinta etapa LA ACEPTACION: Cuando ya el tiempo ha pasado en las etapas anteriores, las personas han vivido su dolor, y la han vivido, en sus corazones saben que ya es tiempo de seguir, y que su dolor ya ha sido suficiente, ya han expresado todo lo que debían expresar y entonces viene como la etapa más sana de todas: la aceptación, la persona acepta todo aquello que en un principio se negó a ni siquiera entender, entiende que por mucho que se aferre a algo ya sea su mismo dolor la vida continúa y decide continuar, asume todas las lecciones que debía y crece como persona, si fue la muerte de un ser querido entiende que siempre va a amarle pero que debe de seguir con la vida, si es un duelo emocional entonces las personas poco a poco se abren a la posibilidad de volver a amar, dejan finalmente ir a la persona que le causó el duelo y siguen por el camino de la vida, la herida finalmente ha sanado y aceptan que deben de continuar.
Estas etapas deben de darse para sanar completamente, yo las he vivido todas y sé de qué estoy escribiendo, todas las etapas deben vivirse, y asumirse, y dejar que la sanación por si misma llegue, no hay nada más complicado que un corazón herido ya sea por la muerte de un ser querido o por el fin de una relación sentimental, hay que vivir las etapas y avanzar en el doloroso y complicado proceso de sanar, espero que quien lea este artículo sepa apreciar el valor de conocer en cuál etapa estás o has estado, y que puedas salir adelante y crecer como alma y como persona.

CON AMOR A TOD@S LAS PERSONAS QUE VIVEN UN DUELO

LUZ Y AMOR

SALVADOR EZEQUIEL MENDEZ

Salvador Ezequiel Méndez
Twitter: @ezek71
Facebook: ezek71@gmail.com
Publicar un comentario