viernes, enero 20, 2012

EL JEFE TODOPODEROSO




Este artículo se lo dedico a una persona que no hace mucho era tan normal como cualquiera pero que a medida tuvo un puesto de autoridad se le olvidó quien era… Hay muchas personas que mientras van camino a su desarrollo laboral se esfuerzan por conseguir metas llámese personales, laborales, académicas y hasta económicas, en el proceso tienen que hacer muchas cosas que algunas veces no son tan loables como imaginamos como es poner en mal a sus congéneres, chismear sobre los demás, tener que alabar a su jefe o jefa para que éste le tome aprecio, mostrarse totalmente complaciente en todo lo que el jefe le dice, ser lo más mediocre que pueda porque así se asegura estar en la lista de agraciados de sus jefes, todo ello para algún día tener esa silla de poder, que le hace ser el número uno o sea: EL JEFE TODOPODEROSO. Por irónico que parezca esa es la triste realidad en muchos ambientes de trabajo, lo gracioso es que media vez esta persona mediocre a todas luces gane un lugar de importancia dicha importancia se va directamente a su mente no en su calidad laboral ni personal.

Hay personas que pierden hasta la educación tal es el caso a quien dedico este artículo que me sacó de su oficina porque no había pedido una cita previa o porque no es correcto estar en lugares en los cuales no había pedido permiso para estar, yo tengo casi 7 años laborando para dicho lugar y con la confianza ganada en todo este tiempo ese tipo de parafernalia no es necesaria por lo menos así lo pensaba hasta que esta persona con sus aires de grandeza me pidió muy seriamente por cierto que abandonara la oficina y que esperara hasta que fuese llamado por la recepcionista, si esa es la perspectiva de ser jefe realmente no lo es: para mí el jefe es aquel que trata sin distinción con un mínimo de educación y que de forma inteligente maneja el recurso humano en aras de lograr armonía en los puestos de trabajo, ¿qué armonía puede tenerse después de sentirse insultado cuando te piden que abandones una oficina que otros sin permiso alguno entran y salen sólo porque tienen confianza con dicho “dis que jefe” si la mediocridad es tan sólo el único idioma hablado con esas actitudes tan despóticas y faltas de ética.

La calidad personal va más allá de lo que el canon de jefe nos demuestra, pienso que ser una persona abierta y receptiva implica ser educado, paciente ante los problemas tan normales en cada trabajo, ante la presión que demanda ser el que toma las decisiones, en mi caso ya he sido jefe y siempre he sido lo más equilibrado y justo que haya podido ser, mi madre que en paz descanse siempre me enseñó a respetar desde el más humilde hasta la persona más preparada o con mayor poder en cualquier cadena de mando, lo contradictorio siempre se encuentra cuando una persona con falta de educación o de perspectiva de lo  que es en un trabajo llega a manejar poder de alguna forma, éstos recordando sus propias humillaciones pretenden devolver la factura a todos aquellos que le vean como el JEFE TODOPODEROSO, y con la ínfulas de superioridad hacen que todo aquel que no lo sepa entienda con quien está o quién es el que le da una orden, que el mundo entero sepa con quien estás y por ello la reverencia debida o sin la parsimonia propia de autoridad no se sienten completos, ser jefe es aquel que te hecha la mano y te ayuda en la dinámica laboral no el que te recuerda que él es la autoridad y por lo tanto debes de darle pleitesía, de ahí que cuando pierden lo que les da la autoridad terminan sumidos en una debacle personal de proporciones épicas al verse desprovistos de lo que les hizo de respeto, el respeto nace de cómo te manejes ante tus subalternos y de cómo manejes ese poder que no es tuyo sino prestado mientras seas “jefe” detrás de ese rol está siempre un ser humano, una persona común y corriente en un mundo normal, así que gánate el poder con mesura no abusando del mismo. Ser jefe es un arte más que un rango y la autoridad una herramienta para hacer las cosas bien, no que las cosas te sigan per se. El ser todopoderoso es una simple idea que vive en la mente de quien se siente así, pero detrás de esa imagen estamos los que o trabajamos gustosos o amargados de tenerlos en ese lugar.  

Dedicado a tod@s los jefes(as) superpoderosos(as) del mundo.

Ezequiel Méndez
@ezek71 (twitter)
http://ezequielmendez.info

Publicar un comentario