viernes, junio 25, 2010

EL MIEDO

EL MIEDO

Muchas personas se paralizan en la vida por una sola emoción: EL MIEDO, la misma que produce que se destruyan oportunidades, que aquello que sentimos como desconocido siga en el mundo de lo imposible, y que al fin y al cabo nos quedemos inmóviles y paniqueados ante lo que muchas veces sentimos como algo negativo cuando en el fondo sea posiblemente una oportunidad revestida de tragedia. El miedo nos inmoviliza, nos petrifica en la vida, nos deja débiles porque no nos enfrentamos ante la situación misma, y salimos huyendo como un animal cobarde al sentir la presencia de su depredador y decide morir sin defenderse aceptando su destino sin ni siquiera poner alguna resistencia, de igual forma aquel que no enfoca sus miedos de forma positiva caerá víctima de si mismo, aquello que le genere miedo lo controlará y decidirá dominarse por un sentimiento de impotencia ante su omnipoderoso miedo; “enfréntate con tus miedos y verás que ya no te molestarán” dice un refrán zen que es muy adecuado para esta idea, el miedo puede resultarte hasta imposible de enfrentar pero no es así, una vez lo encaras frontalmente éste se desvanece porque nace y vive a través de ti, tú lo potencias y lo expandes nadie más, así que es tu compañero mental y lo que puede resultarte miedoso a ti puede no serlo para otros(as), por lo tanto es un elemento completamente tuyo.

Personas deciden seguir en una relación que a todas luces que les es dañina por miedo a quedarse solos o de fracasar, no ven la experiencia ganada ni de la madurez que se consigue a través del proceso mismo, no observan el ser humano que sale al final del todo llamado divorcio o ruptura, y no observan la sapiencia que se ha ganado con el tiempo, no enfrentan el miedo sino que lo ocupan de excusa para no asimilar sus lecciones aprendidas y deciden escudarse para no tener que enfrentarse ante lo desconocido de una posible nueva relación, el miedo de nuevo les deja estacionados en sus propias emociones de impotencia y dolor, la cobardía nace de un miedo que te paraliza ante una eventual nueva oportunidad que la vida misma te pone para que aprendas y mejores como ser humano, el miedo es elemento de retroceso no de avance eso lo evidencia lo poco que logras ante tus tribulaciones y estas terminan dominandote totalmente generando crisis que pueden durar la vida entera sino las enfrentas y les da el espacio que deben y dejas de huir de ti mismo de una vez por todas.

Cuando un ser querido muere el dolor puede nublar la vida entera, y esa amargura y desidia puede golpear fuertemente y por mucho tiempo, el miedo a enfrentar la vida es muy poderoso, yo mismo la he vivido, el miedo de caminar sin ese ser es en si lo que más duele, ya no tienes en donde encontrar su cariño, su presencia, su amor parece que la vida misma ha atentado contra tu corazón y sueles encerrarte en el dolor y el sufrimiento apegado a un miedo muchas veces totalizador; cuando el tiempo pasa, cuando el proceso del duelo camina y las heridas empiezan a sanar, y si no aceptas que el miedo te ha guardado del proceso mismo, cuando sientes que ya es tiempo de volver a alzar el vuelo y tus alas rotas pueden volver a mostrar un brillo que se había ido, es hasta entonces que el miedo se derrota y sales mas fuerte y agradeces el evento porque te permite madurar.

Sino enfrentas el miedo, siempre seguirás en lo mismo, seguirás siendo un ser que no evoluciona, que se queda sin deseos de mejorarse, que acepta una muerte en vida, sino te enfrentas siempre vivirás una mentira: la de no entender que todo miedo posible puedes vencerlo con sólo enfrentarlo y verás lo valiente, hermoso(a) y poderoso(a) que siempre has sido y serás.

A mi madre quien me enseñó a vencer todos los miedos…y a mi amada Wendy que me enseñó a superar los miedos que después encontré en la vida.

Ezequiel Méndez
http://ezequielmendez.info
salvador@ezequielmendez.info
Publicar un comentario