miércoles, marzo 31, 2010

A todos aquellos que les gusta admirar mucho a otros(as)...

SERES HUMANOS

A muchas personas les gusta admirar a otras, ya sea por sus logros, por su estatus social, por sus logros económicos, por sus logros académicos, por ser una estrella de cine, por la capacidad de actuar o por lo que sea siempre en lo cánones de cualquier rubro del logro humano, a mi a diferencia de admiración siento alegría por ellos, no por ser envidioso ni egoísta sino porque no quiero imitar a nadie, quiero ser yo mismo a la hora de poner metas y logros, John Lennon el mítico fundador del grupo los Beatles siempre fue a la vanguardia en cuanto a creación musical y de interpretación, no se esforzó por imitar a los que en aquella época dominaban la escena musical sino que junto a su compañero Paul McCartney innovaron, crearon no imitaron los patrones de aquel momento, hicieron que muchos de su generación los imitasen a ellos, porque mantuvieron una postura de originalidad, en realidad veo en ellos el elemento que mas carecemos en la sociedad contemporánea: Originalidad, se mantuvieron seguros de si mismos, y no se dejaron fascinar a los íconos que dominaron el momento que les tocó vivir. Sin perder de vista los errores que como humanos cometieron, siempre todas las personas que reciben algún culto de admiración, son mitificadas y llevadas a un pedestal que crea precisamente que se generen los mitos mismos, el mito Beatle aún persiste a 40 años de la separación del grupo, el mito de Elvis Presley todavía resuena en el mundo de la música, y ahora con la muerte de Michael Jackson tenemos otro más a la cuenta de un mundo mitificado y sediento de admirar a las figuras del espectáculo.

Hay que entender que todos ellos simplemente fueron seres humanos, con sus defectos muy a pesar de los grandes talentos que demostraron, que tuvieron que cavilar con sus miserias muchas veces escondidas detrás de sus habitaciones, que muchas de sus vidas distan de ser admirables, con miles de aberraciones a sus espaldas, que los seres humanos tendemos a mitificar para poder tener algo en que creer, admirar o seguir, que los mitos se construyen a partir de los logros de otros que al igual que tú y yo han caminado bajo el mismo sol y vivido en el mismo planeta, esa aura de grandeza se la hemos puesto nosotros porque hemos decidido admirar a todo aquel que destaque en algo, el ser humano no habla de los estoicismos de personas que cuidan a otra sin tener nada en sus vidas, no cuentas de la madre que sale todos los días a romperse la espalda para llevar algo que comer a sus hijos, de cómo personas sin educación logran abrirse camino en la vida, o de aquellos que en lugar de pedir en las calles logran hacer de sus vidas algo digno de imitar, esos no tienen a la mercadotecnia, ni un mundo consumista de su parte, no son un producto vendible ni imitable, pero igualmente válido porque ellos si son mitos en un mundo acéfalo y consumista.

Nadie es mejor que nadie, todos somos iguales con diferencias culturales, económicas, sociales, y miles de etc., pero en el fondo nos arropa una misma raza: la humana, somos personas caminando con las mismas tribulaciones todos los días, el hecho que no salga en los medios de comunicación no significa que no existan verdaderos seres imitables y que puedan darnos mejores ejemplos que actuar o cantar o tener cuerpos esbeltos y esculturales, que la calidad del ser humano no está en el dinero que tiene eso sólo muestra el esfuerzo que ha hecho en su vida, el contenido de su carácter no es medible en términos económicos, así que calidad de un ser humano es siempre proporcional al contenido de su espíritu, de su alma y de sus ideas, lo demás siempre será el resultado de su esfuerzo ya sea laboral o mental, el ser humano es grande porque puede pararse después de caer, de levantarse después de una tempestad y de salir adelante cuando lo ha perdido todo, a esos que logran salir de situaciones realmente increíbles son los que deberíamos de seguir, admirar e imitar.

Ezequiel Méndez
salvador@ezequiemendez.info
http://ezequielmendez.info


Publicar un comentario