domingo, marzo 21, 2010

A mis estudiantes con cariño...


BARCO A LA DERIVA

Muchas personas hacen de sus vidas un verdadero barco a la deriva, posicionan sus prioridades en cosas que evidentemente no son importantes, sobre todo los más jóvenes que creen tener todas las razones para vivir en la ley del mínimo esfuerzo y por lo tanto terminan cavilando en una mediocridad espantosa, otros que siguen lo que las mayorías quieren terminan despersonalizados siguiendo la corriente que muchas veces no los llevan a lugar alguno, adictos de las modas pasajeras y de lo que otros dictan como correcto terminan siendo personas sin criterio para enfrentarse a la vida debido precisamente a la falta de originalidad, prefiero como dijo un filósofo “ser original que ser una copia de alguien” y es ahí donde radica el meollo de los que andan en la vida sin rumbo, la falta de una meta, de motivaciones para hacer de sus vidas algo más que un remedo de la moda, de la sociedad hedonista o de la personas “Light” las cuales las circunstancias los llevan a la eterna mediocridad, a vidas llenas de adicciones, y fatalmente algunos hasta la muerte, ¿vale la pena seguir un barco sin dirección?, o ¿es que no tendremos escapatoria a lo que la sociedad dicta como lo deseable y lo imitable aún a costas de lo que nos ofrece en otras palabras falta de contenido?

Mi experiencia pedagógica me ha indicado que las personas que se enfocan y escuchan mínimamente a las modas que se imponen son las que dictan las nuevas tendencias, y muchos terminan siguiéndolos en lugar de haber seguido a alguien. He ahí la gran contradicción muchas personas que realizan grandes logros en sus áreas han sido criticados incluso por la sociedad misma y hasta que alcanzan aquello que se cataloga en un momento como imposible es cuando reciben atención incluso de aquellos que se han dedicado a atacarles; tener un punto de referencia significa darle contenido a lo que se quiere, significa trazar un camino a seguir, significa ser “original” crear tu propia forma, ignorar lo que las masas tienen como icónico, porque significa darte el elemento de originalidad que muchas veces pasa desapercibido, y si sigues lo que tu corazón desea incluso ante la mirada incrédula de muchos, y sabes que nadie puede destruir esa parte de ti que desea infinitamente y aún en contra de los estándares establecidos por una sociedad que tiene en muchas cosas una forma ambigua de establecer sus valores.

Cuando un estudiante se burla de mi, y me ofrece su mofa muchas veces llena de desprecio, es cuando entiendo que no es a mi a quien lanza esa idea sino a si mismo, porque a mis 40 años he aprendido y tengo logros y una historia por contar, pero cuando entiendo el barco a la deriva en la cual viven esos jóvenes entiendo que precisamente la actitud burlona con la que afrontan la vida, la falta de valoración al esfuerzo, el deseo de no esforzarse, el vivir con una actitud hedonista y desenfrenada, viviendo en la “nube” que no les lleva a enfrentarse con la realidad, no dejo de sentir pena por el futuro que seguramente deberán de enfrentar, pero nadie aprende en zapatos ajenos, a lo mejor esas “adversidades” con la cuales se enfrentarán terminarán por formar el carácter de ellos ya en sus etapas de adultez, pero por igual eso representará un tremendo desgaste hasta que encuentren el valor de lo que hoy desprecian, la educación es un valor que permite el desarrollo personal, el contenido de las personas no está en lo que poseen sino en lo que sienten en sus corazones, el valor interior de las personas es lo que les lleva a ser personas llenas de grandeza, enfrentar la adversidad a veces sin recursos sólo lo logran aquellos que saben valorar lo que las vida les ofrece en forma de oportunidades, la humildad es un gran valor porque te recuerda que siempre todos tenemos algo que aprender, nadie lo sabe ni lo conoce todo, siempre debemos estar dispuestos a aprender aún cuando consideremos que podemos mofarnos de algo o de alguien, al final del camino siempre tenemos algo que descubrir y sólo cuando nos abrimos a esa posibilidad es que avanzamos en la vida, si deseas que ese barco llegue a un puerto seguro debemos de entender que el respeto y la humildad puede enseñarnos a triunfar en nuestras batallas personales.

Dedicado a mis estudiantes 2009-2010

Ezequiel Méndez 
salvador@ezequielmendez.info
http: / /ezequielmendez.info
Publicar un comentario