miércoles, noviembre 18, 2009

Tema para reflexionar con los estudiantes...

PERDER EL TIEMPO


Mi experiencia como profesor de Inglés ha sido muy amplia, comencé a ejercer la docencia en el idioma alrededor de 1990 o sea que en el 2009 ya llevo 19 años de experiencia en el área, me he enfrentado con jóvenes rebeldes de todo estilo, adolescentes que me los he encontrado muchísimos años después ya siendo profesionales pero que siempre me recordaron como su profesor; de igual forma ahora he tenido la experiencia de enfrentarme con jóvenes que tienen el común denominador de ver los estudios con desprecio, y que quieren vivir en una eterna actitud socarrona hacia mi materia en particular, muchos otros rebeldes hacia la vida como si la actitud los llevase a algún lugar digo con honestidad porque muchos de ellos tienen situaciones más allá de lo evidente en el área educacional; con pocas excepciones se de algunos que ya tienen el destino labrado y que por su dedicación es más que seguro que serán los que van a dirigir la sociedad en el momento que les toque llevar el liderazgo de ésta generación, pero lastimosamente a la gran mayoría les gusta perder el tiempo, y no digo el mío porque me pagan por intentar enseñarles sino el de ellos mismos porque esa actitud de desinterés sea precisamente lo que les convierta en ciudadanos mediocres y sin futuro alguno porque muchos de ellos no creo que ni siquiera terminen la universidad, por lo que es posible que estemos hablando de personas que no van a ser más productivos de lo que ahora ya son por falta de perspectiva y de respeto a la educación.


En otros países y en otras culturas las personas aprecian la educación ya que es lo único que los padres en realidad pueden heredar a éstos jóvenes, porque el dinero, las posesiones y en general las cosas materiales pueden desaparecer de la vida en un instante sin ni siquiera ser conscientes de ello, como mi madre solía decirme: “que lo único que podía dejarme era la educación” ahora lo entiendo con más nitidez, estos jóvenes que me han inspirado a escribirles éste artículo son en realidad clones de su generación, una actitud de rebeldía sin razón, una mofa hacia la autoridad, un desprecio hacia el estudio y un hedonismo puro, ellos todo lo saben todo lo conocen y por ende el estudio está demás, estorbando su perfecta vida de ocio y desperdicio en su más amplia expresión, cuando tengo que emplearme a fondo queriendo hacer que me pongan atención y muchas veces regañándolos es como puedo lograrlo, repitiendo siempre los mismos “sermones” porque se ha convertido en un  patrón repetitivo: “el tiempo que se desperdicia es imposible de recuperar” y lastimosamente el perder el tiempo es una realidad en éstos jóvenes que no quieren escuchar pero si quieren que se les escuche.


El estudio es valioso porque sin él no recibimos respeto de una sociedad cada vez más enfocada en aquellos que se preparan, ahora y en el futuro cercano todo aquel que no se prepare le quedará como posibles oportunidades trabajos de baja remuneración, todo aquel que no busque la tecnificación se quedará rezagado en los puestos más bajos de una sociedad cada vez más demandante de calidad de conocimientos tanto formales como avanzados, la sociedad no la dirige los obreros ni las personas sin preparación, sino aquellos que invierten en su propia preparación académica, muchos de ellos sacrifican su propio tiempo de entretenimiento y ocio, y no se toman la vida de eterna parranda, son responsables y hacen las cosas que deben de hacer con entera seriedad, al contrario de los que se toman la vida como un juego terminan muchas veces víctimas de su propia falta de visión y muchas veces de forma lamentable y algunos de ellos hasta la fatalidad; estudiar no es pérdida de tiempo todo lo contrario es la forma de lograr labrarse un destino cada vez más lleno de competitividad entre sus habitantes, y si no le damos la importancia debida muchos terminarán cavilando en la mediocridad, por ello siento una profunda tristeza cuando veo que ven con desprecio los estudios, cuando talvez sean éstos los únicos medios para avanzar en una vida llena de retos, antagonismos y dificultades; espero que mis palabras no se las lleven el viento sino que germinen en una generación necesitada de ayuda para superarse y darnos un futuro certero y prometedor.


Dedicado a mis alumnos(as)  presentes, pasados y futuros.


Ezequiel Méndez
salvador@ezequielmendez.info
http://ezequielmendez.info

Publicar un comentario