martes, mayo 27, 2008

Una Reflexión Interior

REFLEXIÓN INTIMA

Tal vez seamos los malos de alguna película sobre todo de aquellos que ven en nosotros un elemento de discordia, o alguien que haya vivido amargas experiencias por nuestra forma impulsiva de actuar, ¿cómo pedir perdón?, ¿cómo curar heridas que se van al fondo del alma?, ¿cómo restaurar una confianza partida en miles de pedazos en una relación?, es interesante intentar responder sin ser parcializados o mentirosos, dejando a un lado los prejuicios y las cosas que no nos son favorables, yo mismo he tenido que dar y recibir mucha amargura a mis seres queridos mas cercanos, por no admitir con honestidad que nos equivocamos, que como humanos siempre tendremos pasos en falso que dar en el camino de la existencia, y que en ese mismo proceso nos llevamos a muchas personas que decimos amar y proteger, es la sencilla verdad, es mi verdad sin mas adornos que mi ego quiera escribir.

Estoy consciente que he hecho muchas cosas de las cuales debo avergonzarme, he omitido verdades y a muchas verdades las he adornado para no admitir mi responsabilidad en el fracaso de ciertas cosas, debo aceptar que no soy el ser mas perfecto que hubiese deseado ser, y que al fin y al cabo he recibido muchos golpes bajos de la vida, en las cuales yo también se los he dado a muchas personas cosa de la cual no puedo sentirme orgulloso, pero admito que me he equivocado y que decir tan solo lo siento, o excusarse o pedir perdón no alcanza a limpiar el agravio que he producido, y es siendo lo mas objetivo posible lo que en mis años de vida he sido, hice a muchas personas cosas que no hubiera querido hacer y sin embargo las hice, tengo la madurez de aceptarlo y es lo que al fin y al cabo cuenta, porque al menos tengo el valor y la hombría de admitirlo.

Mi vida es un crisol de muchas experiencias, de alegrías, de tristezas y de muchas cosas con las cuales puedo llenar el libro de mi vida, pero no tendrían valor si no admitiera mi responsabilidad en todos los procesos que he pasado en el camino de mi existencia, les debo un profundo perdón a todas las personas con las cuales mis acciones les causaron agravios y sufrimientos, porque muchas veces olvidamos las cosas negativas que hacemos porque es peligroso para nosotros mismos admitir que somos crueles, la crueldad es el reflejo de las tribulaciones que acumulamos en el alma, y esas no son fáciles de aceptar ni de asimilar, yo mismo he sido así, y lo admito con la mas grande humildad, si pudiera regresar el tiempo y no hacer lo que hice, ni decir lo que dije lo haría sin vacilar, pero lastimosamente ya no puedo, lo único que puedo hacer es pedir perdón porque sólo así puedo perdonarme yo mismo, porque sólo así puedo limpiar mi alma, porque sólo así puedo dejar ir todo aquello que aún me mortifica, porque sólo así abro las puertas de la libertad interior.

No hay palabras que expresen mi mas profunda reflexión, no soy el mejor ser humano que pueda existir pero al menos puedo admitir que tengo la mejor intención de aceptar que no soy perfecto y que pretendo crecer como todo ser humano en éste largo camino llamado vida.

Ezequiel Méndez

http://ezequielmendez.info

email:minutoalma@ezequielmendez.info

Publicar un comentario