lunes, marzo 20, 2006

Los Rostros de Dios

LOS ROSTROS DE DIOS

Mas allá de todos las contraversias acerca de la existencia de Dios quiero en primer lugar dejar a un lado dicha discusión y enfocarme en lo que creo que es realmente eso que todos se desgastan discutiendo, unos en pro otros en contra lo primero y lo único que quiero hacer prevalecer es lo que siento que debemos de enfocar.

Dios es un concepto para unir no para dividir, todos compartimos la misma esencia de seres humanos y a la vez compartimos los mismos problemas, compartimos la enfermedad, la desigualdad, el sufirmiento, el dolor, etc., en vista que compartimos la misma esencia es válido pensar que compartimos cosas buenas y a la vez las cosas que nos hacen la vida difícil, y en lugar de crear división y en imponer nuestra percepción de un ser superior a los que no la comparten deberíamos de buscar todos aquellos aspectos que nos unen, los puntos comunes que nos hacen vivir tolerablemente, que nos hacen convivir de una forma pacífica no declarando la intolerancia como bandera, muchas guerras a través de la historia se han hecho enarbolando el nombre de dios, y miles de almas han caído abatidos por guerras en nombre de la religión.

Dios es una idea que nos hace mirar a nuestro interior no al exterior, si pensamos con detenimiento veremos que esa idea a la que me refiero nos recuerda que es nuestro interior el que debe cambiar para reflejar ese cambio en nuestro exterior mas inmediato, que todo aquello que deseamos debemos en primer lugar desearlo para nosotros mismos, debemos de enviar energía positiva a nuestro interior, que debemos entender que no es milagrosamente como vamos a cambiar nuestro mundo emocional que ésto conlleva mucho esfuerzo de nuestra parte, todos llevamos cargas de nuestra vida, algunos aspectos todavía estan ahí con nosotros recordandonos que tenemos que trabajar en todo aquello que nos produce ansiedad y que sabemos que tenemos que automejorar, que ese ser superior vive en cada ser humano, en el interior de cada alma que comparte éste mundo contigo, conmigo, con nosotros, todos somos uno solo en la unidad del espíritu y para entenderlo hay que mirar al interior de tu alma.

Dios está en la bondad inherente de cada ser humano, para ver los rostros de Dios hay que entender que la humanidad está distanciada de su misma esencia por la falta de bondad, por la falta de buena voluntad entre lo que nos diferencia: la raza, el nivel económico, el nivel social, el nivel cultural, el nivel geográfico, etc., porque se cree que cada persona es diferente una de otra, talvez a un nivel muy superficial lo seamos pero si vemos con detenimiento veremos que en realidad somos lo mismo pero con diferente envoltorio, talvez cambie tu color de piel o tu idioma nativo pero en el fondo es un ser humano, un alma que comparte el mismo universo, y que para el universo somos los mismo, nada con lo que te identificas hará que esa esencia humana se pierda o sea diferente, la bondad es el camino para lograr ser un alma con propósito, si dejamos que ésta se potencie en tu vida estarás encaminado para la autorealización como humano, si eres capaz de ofrecer bondad sin límites, ilimitadamente recibirás bondad en tu vida, ahí no en un rito, no en una idea absolutista de caracter religioso está Dios, está en la bondad que puedas hacer crecer a lo largo de tu existencia, no en los prejuicios ni en la divisiones que el mismo ser humano ha potenciado a través de los siglos, en cada ayuda que des, en cada persona que logres hacer un favor, en cada cosa que des desinteresadamente, ahí se manifiesta la bondad que como persona tienes de forma innata, ahí yace dormido el verdadero ser que cada humano está destinado a desarrollar, en la bondad estan todas las respuestas que no logras contestar con la ciencia, con la filosofía, con las teoría económicas, con la religión, etc., con la bondad el ser humano es capaz de llegar a su destino como humano, es capaz de descubrir la verdadera esencia de tu paso por este mundo material, es ahí donde habita la verdadera esencia de Dios, en la bondad que seas capaz de potenciar y de dar desinteresadamente, sólo ahí eres capaz de encontrarte como parte de una misma humanidad, con solo que te abras a ésta idea ya estarás preparando el camino para tu propia autorealización, hagamos a un lado todos los prejuicios, y seamos capaces de extender esa bondad que todos llevamos por dentro, y así podremos ver finalmente los rostros de Dios.

Publicado con el Título "Los Rostros de Dios"
En el Periodico Listin Diario de República Dominicana
en la parte "Vida" Sección "Sendero" pág. 7 del dia domingo 2 de abril de 2006

Publicar un comentario