sábado, abril 09, 2005

La Tolerancia

LA TOLERANCIA

Muchas veces como seres humanos nos vemos envueltos en los patrones de conductas prejuiciosas, somos prejuiciosos ante todo aquello que supone ser diferente a nuestro patrón conocido, simplemente lo desconocido se convierte en amenazante ante la diversidad que el universo mismo nos ofrece, si alguien no es de “mi” país entonces es digno de desconfianza, si ésta persona tiene un credo diferente todavía más porque no tiene aspectos parecidos a los míos ante ello simplemente lo juzgaré y lo veré como digno de toda mi desconfianza, así las personas van cayendo en la trampa del punto de vista cerrado de la intolerancia, al igual que yo ellas tienen aspectos que los hacen diferentes al ser que soy, pero a la vez comparten la mismidad de ser “humanos”, solo que seres humanos con orígenes diferentes al mío, y cuando alguien se gana esa desconfianza será el blanco de toda mi intolerancia, como consecuencia directa nace la “crítica” inmisericorde, tiene un acento diferente, en su país tienen costumbres negativas, son esto son lo otro…y así infinitamente la crítica hace que las personas no puedan aceptar la hermosa variedad que este universo nos ofrece, el problema de la intolerancia es que no permite escuchar lo que otras personas diferentes tienen que decir, así occidente siempre ha criticado a oriente, y viceversa, ahora con el paso de los años ambos se han abierto a escucharse mutuamente, esa actitud aislante de ambos no permitió que ambas culturas crecieran sacando lo mejor de cada una, así la intolerancia en las mentes radicales ha llevado a guerras que muchas veces han nacido por la incapacidad de escucharse, por que la intolerancia también promueve la no aceptación de la diferencia entre las personas, cuando alguien es diferente entonces ya no puedo ni siquiera escucharla, mucho menos entenderla, para que una comunicación sea efectiva tiene que seguir el patrón del emisor, el código y luego el receptor, así el código es descifrado por ambos componentes, pero al negarse a escuchar unos de los componentes simplemente la comunicación no puede existir, así la intolerancia nos pone en la radicalización más extrema “sólo los que se parecen a mí son los correctos y los buenos” los demás simplemente son incorrectos y son malos, así nacen todos los prejuicios que el ser humano se ha impuesto a través de su historia en este mundo, los prejuicios que nacen de la poca tolerancia, se convierte en credos extremos en muchas personas, así las personas olvidan que somos una misma raza, que somos hermanos con diferentes orígenes, que el universo hizo los colores para saber apreciar la belleza que la diversidad nos ofrece, que nadie es más “hermoso” ni mas “feo” que nadie, simplemente todos son “diferentes” en eso estriba la tolerancia en “aceptar” y permitir que esas diferencias permitan un entendimiento y una comunicación sincera entre las diferentes personas, entre las diferentes razas, entre las diferentes culturas, entre las diversas naciones que componen esta realidad, cuando empiezas a escuchar lo que otros tienen que decir empieza la comunicación a surgir, así podemos salir de los prejuicios y de la triste realidad que impone la intolerancia. Abre tu corazón a las diferencias y deja que tu alma acepte y permita la tolerancia que todos tenemos, solo así podremos evolucionar como seres humanos, a un estado de comprensión a una escala mas amplia.

Publicar un comentario