miércoles, abril 13, 2005

Algo de profundidad...

LA APERTURA DEL CORAZON

Creo que la mejor forma de decir algo es expresarlo sin tanto adorno y directo al corazón, en mi vida me he tenido que encontrar con personas que desean que los errores cometidos se experimenten en nosotros los responsables de la misma forma, llegando al dolor, otras veces aunque aceptando la equivocación sigue sin tranquilizar a la persona que en su defecto ha sido la receptora del agravio, me pregunto si el haber cometido un error se tiene que vivir el dolor para tranquilizar a los que hemos ofendido y molestado con nuestras palabras, actitudes, reacciones u ofensas, yo soy de la idea de que no, que no es necesario hacer que la persona viva el lado oscuro de nosotros para que ésta se sienta mejor u aliviada, no es necesario devolver el disgusto tal como tal vez aquella persona lo recibió, es un resultado de madurez emocional ser capaces de devolver una rosa a una actitud que fue un amargo limón para nuestro espíritu, no soy de la idea de que tener que experimentar en carne propia todas las estupideces que se pueden cometer en una relación para equilibrarla de forma justa, las relaciones son más que un simple “vive en carne propia lo que me hiciste”, es mas allá de ello, es más profundo de alegrarse al devolver una emoción en la cuál recibiste un agravio por otro agravio mas profundo, es más que una sencilla alegría mal sana de ver que éstas siendo cruel con alguien que se equivocó, y ahora recibe su merecido, es permitir la apertura del corazón a ése morbo de devolver el golpe con más impulso del recibido, es alegrarse de ver a la persona que me ofendió en una situación parecida para “que aprenda que se siente”, el universo no actúa así, la misericordia es un acto de tremenda profundidad, la compasión todavía más, si podemos tener misericordia y compasión con aquellos que nos han ofendido y molestado en el pasado, en el presente y por aquellos que inevitablemente aparecerán en el futuro, entonces estamos creciendo, estamos potenciando ése espíritu que nos lleva a la redención del alma, estamos en el camino correcto, pero si por el contrario quiero que ésa persona reciba la misma vara con la cual fui medido no estoy mas que malgastando mi energía interior, porque no deseas eso a otros, te lo estas deseando a ti por la intensidad del dolor que se recibió, no es mostrando animosidad por los actos erróneos de los demás como voy a mejorar mi vida, yo tuve que pasar muchos años comportándome así para entenderlo, porque desperdiciar en causar dolor y malestar a los demás si puedo causar paz habitando en una mente tranquila y sin deseos de vengar lo que otros me han hecho, es hora de ponerme en lugar de todos los que se equivocaron de alguna forma conmigo y enviarles el perdón y abrir mi corazón para enviarles el amor que talvez de una forma ignorante fui incapaz de darles, en estas líneas reitero mi deseo de pedir perdón a todas aquellas personas que en el ayer lastimé, y por aquellas que también me lastimaron para cerrar la brecha de la desarmonía que en mi pasado viví, ahora soy capaz de enviar amor incondicional y deseo que al igual que yo otros puedan tener esa apertura del corazón que es tan necesaria. Seamos y vivamos la paz que sólo el amor es capaz de dar.

Publicar un comentario