jueves, mayo 20, 2010

La Verdadera Disciplina

LA VERDADERA DISCIPLINA

El ser humano bombardeado continuamente de ideas falaces sobre la vida, vive intentando crear una realidad paralela la cual no es acorde a lo que en verdad tiene en su camino, de ¿qué sirve un cuerpo hermoso al cual rendirle culto si su interior es vacío y lleno de sufrimiento?, ¿de qué sirven las cosas a las cuales le rinde tanta importancia si al final cuando llegue la muerte todo quedará aquí para que otros finalmente le den algún uso?, la verdad es que el ser humano no encuentra la esencia de las cosas porque se queda siempre en la superficie, imaginando un mundo ideal el cual nunca llega a materializarse, la indisciplina es una de las cosas que más le abruman porque no deja que interiorice su responsabilidad, muchas personas engendran hijos que no pueden mantener y los dejan abandonados, otros de forma irresponsable se emborrachan y gastan el ingreso que era para su familia, y la irresponsabilidad se viste de miles de formas, siempre con la constante de esconder las verdaderas prioridades y dibujarlas con otras caras muy distintas a las cuales de verdad importan, y al final quedamos con el mismo resultado: purgando las consecuencias de acciones erróneas que pudieron ser diferentes.

Hay personas que nunca asumen sus responsabilidades y viven toda una vida haciendo cosas a veces incoherentes y otras tantas dañinas para si mismos y para los que viven en sus vidas, todo por evadir la responsabilidad que significa tomar las riendas de la vida y ser una persona sincera consigo mismo, ¿cuánto sufrimiento se hubiera evitado si las personas aprendiesen a ser responsables y disciplinados?, si aprendiesen a identificar las prioridades de acuerdo a sus realidades y no de sus deseos y fantasías las cuales crean más situaciones que estabilidad y satisfacción, ¿porqué engañarte a ti mismo? Si es a la única persona que en realidad no puedes engañar bajo ninguna circunstancia es sencillamente a ti mismo; entender que hay un mundo real y a veces duro con el cual debes de enfrentarte, la vida no es lo que deseamos sino es la caja de sorpresas que suele siempre ser, y muchas veces encontramos precisamente lo que necesitamos cuando logramos sincronizar ese deseo interior de ser lo que en verdad deseamos ser y dejamos de fantasear con aquello que en realidad no somos ni seremos, porque nos sentimos mejor auto engañándonos que en realidad auto enfrentándonos, estar con los pies en la tierra significa asumir tu responsabilidad y dejar de transferirla a los demás, ser disciplinado significa entender que estás por alguna razón: no que eres un accidente cósmico, llegar a ese punto es difícil pero cuando finalmente llegas habrás abierto la puerta de la transformación interior.

La disciplina esa parte de nosotros que siempre tiende a esconderse, la que nos permite realizar en lugar de imaginar y desear, esa es la parte más dura de entender, somos un alma al final de todo, y como tal necesitamos crecer, si entendemos que la indisciplina no nos deja nada con que potenciarnos, y sin interiorizamos que tenemos mucho por ofrecer en lugar de estar esperando eternamente recibir, si entendemos que somos la potencialidad pura esperando a materializarse en esta realidad, estaremos aún más encaminados a ser disciplinados y llenos de motivos suficiente para crecer, que es en suma lo que en realidad venimos a este mundo a realizar: si decides aceptar el amor en tu vida, y la das y la recibes sin condiciones, habrás entendido la disciplina más hermosa de todas: la del poder del amor.



Publicado en Listin Diario en la Vida Sección Senderos
el domingo 30 de mayo de 2010
http://bit.ly/9tZQj1
Ezequiel Méndez
salvador@ezequielmendez.info
http://ezequielmendez.info
Publicar un comentario