miércoles, noviembre 09, 2005

En perspectiva

EL LEGADO DE LOS GRANDES MAESTROS ESPIRITUALES

Las grandes almas que han caminado en este planeta han sido precisamente las almas que hicieron grandes trasnformaciones en la forma de ver nuestra realidad, los que siempre se dedicaron con su propio ejemplo a poner en marcha formas de vidas enfocadas en la bondad, en la no violencia, en la ayuda desinteresada, en hacer el bien siempre sin importar a quien se le fuese a hacer ese bien, ellos que han sido lastimosamente muy pocos si comparamos el numero de humanos que somos y hemos sido, son en realidad los que revolucionaron sus entornos que les tocaron vivir, hay personas que afirman que no siempre se puede ser una Madre Teresa o un Ghandi, y han sido muchos más los que caminaron en este mismo mundo que nos toca compartir, pero yo llego a la firme convicción que hay todavía muchísimas grandes almas y que nosotros en alguna medida con un gran esfuerzo podemos por igual forma encaminar a nuestra alma en el camino correcto, eso significa que hay mensajes universales que podemos tomar en tener en cuenta y tratar en la medida de lo posible poner en práctica, hay personas que de forma anónima hacen un gran trabajo, que ayudan a muchísimas personas, en Centroamérica había un religioso que hizo una casa de ayuda a niños con problemas de salud graves y que para colmo eran abandonados, en lugares tan distantes como en los paises de Asia existen albergues de personas con sida, que son patrocinados mayoritariamente por personas altruistas y desinteresadas, por mucha maldad que exista en este mundo siempre la balanza llegará a un equilibrio natural con las grandes almas que todavía de forma silenciosa ofrecen su apoyo y ayuda a miles de personas, ese es el reto no quedarse en golpearse el pecho y sentirse culpables, o de rasgarse las vestiduras y quedarse estáticos, hay que ir más allá de la simpatía que se puede tener por los desamparados y los enfermos y en término más global por todas las personas necesitadas en éste mundo, hay que tener iniciativas correctas, hay miles de niños que deambulan en la calle que ahora de niños conocen el abandono y la desesperanza, que será de ellos cuando lleguen a la adultez, nadie quiere mover un dedo por ayudarlos, nadie quiere cargar con esa responsabilidad, es tiempo de tomar nuestra propia responsabilidad en este plano de existencia, es tiempo de hacer que esa conciencia interior que nos dice siempre que debemos de ayudar salga y se exprese, es tiempo de compartir aquella ropa que sabemos que ya no nos volveremos a poner, regalela simplemente permita que esa ayuda fluya a quien la necesita, no se aferre a nada, aquellas cosas que perfectamente pueden ayudar a alguien mas permita que esa ayuda se convierta en realidad, es tiempo de entender que ese mensaje siempre ha sido el mismo, no sólo basta con saber que podemos ser mas compasivos y bondadosos, hay que hacer que esa compasión y bondad sea una realidad, es tiempo de ver al espejo y ver en nosotros esa parte de nosotros mismo que está abandonada en las calles o que sufre de hambre, esa parte de nosotros que sufre una enfermedad terminal, o que pasa por un divorcio o por un abandono, que deambula por alguna ciudad mas que con su dolor y su sufrimiento, que es blanco de algún desprecio o de racismo, es tiempo de entender que en el fondo todos formamos parte de una misma raza, la humana, lo demás han sido prejuicios que los mismo humanos hemos ido poniendo a través de los siglos, es tiempo de entender que somos seres con una bondad infinita dispuesta a manifestarse siempre. Es tiempo de una vez entenderlo no con las palabras sino con los hechos.

Publicado con el Título "El legado de los Grandes maestros espirituales"
En el Periodico Listin Diario de República Dominicana
en la parte "Vida" Sección "Sendero" pág. 9 del dia domingo 11 de diciembre de 2005

Publicar un comentario